Páginas vistas en total

domingo, 25 de diciembre de 2011

Gris derrota

-Hola!
+Ey! ¿Qué tal?
-Bien... ¿Te puedo hacer una pregunta?
+Claro
-¿Cómo crees que soy yo?
+Pues... Como una lata de coca-cola recién abierta, efervescente al principio, sin burbujas al final adictiva y rara vez desagradable, pega con todo y siempre hay alguien a quien le gusta, miro raro a quien dice que no y pregunto el por qué, y cuando acabo la lata doblego la chapa para saber el numero de la suerte o el nombre de aquella novia que siempre tenia un nombre diferente y a veces siquiera se podía pronunciar o simplemente porque no aburríamos y para " divertirnos" lo doblábamos hasta el limite.
-¿ Todo eso ha sido espontaneo ?
+Por supuesto
-Me... Me... Encanta
+Para mi esto es un Gris derrota...
-¿Por qué?
+Porque cuanto mas expreso mas lejano están esas personas y por tanto mas difícil es dar el abrazo que mas me gustaría dar y expresar!
-Woh! estas echo todo un poeta...
+No tan solo un tío con imaginación y tiempo libre :)

Gracias por leerme,

Mario


P.D. Este texto o conversación es ficticia, es algo creado por mi y jamás ha existido.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Un día para disfrutar

Dentro de nada... Nochevieja, ¿eh? ¡Qué estrés! Yo en nochevieja me siento... me siento...
no sé, me siento como un toro, ¿no? Cuando llega la fiesta miro alrededor y me da la sensación de que todo el mundo se lo está pasando bien, menos yo.

El estrés comienza con la cena. Aquello parece una prueba del Gran Prix:
Tienes que llevar calzoncillos rojos, tener algo de oro para meterlo en la copa,preparar las doce uvas...
Y contarlas varias veces, porque, como son todas iguales, te equivocas:

- Una, dos, tres, cuatro... una, dos, tres, cuatro, cinco, seis...
Esta pocha ya la he contado... Una, dos... siete, ocho... ¡Joder, las doce menos veinte!
¡Chavalín, trae el Rotring, que las voy a numerar, como en el Bingo!

Y tu madre:

- ¿Queréis venir, que se enfrían las gambas?

Que esa es otra: te tienes que comer todo lo que está en la mesa...
Y antes de las doce!;
que, con las prisas, más que pelar gambas, parece que estás
desactivando una bomba.

- ¡Coño, las doce menos diez! ¡Mamá, no me da tiempo: hazme un sándwich con el cochinillo, que ya está terminando Cruz y Raya!
Y no eres el único que está agobiado, ¿eh? No hay más que ver la tele.
Allí están Ana Obregón y Ramón García, explicando a toda España como funciona un reloj.
Acojonados por si se equivocan:

- Cuando la aguja pequeña esté en las doce y la grande también.. serán las doce.

¡Coño, como todas las noches!

- Y entonces bajará la bola y... luego vienen los cuartos, ¡no vayan a empezar a comerse las uvas, ¿eh?

Vamos a ver: ¿por qué nos explican mil veces que nos comamos las uvas en los cuartos y nadie nos explica por qué coño tiene que bajar una bola? ¿Qué clase de reloj es ése?

Cuando por fin llegan las doce, en toda España se oye lo mismo: Cla,
cla,
cla, cla... <> > es la bola>>: cla, cla, cla... Din-don...

- ¡Ah no, que son los cuartos!

Din-don...

- ¡Escupid que son los cuartos!

Din-don...

- Pfbbbbbbbb... ¿qué son qué?

Din-don...

- Los cuartos...

Ton...

- ¡Ahora, ahora!

Ton..

- ¡Una!

- ¡Que no, que vamos por la segunda!

Ton...

- Pues me meto dos...

Ton...

- Seis...

- ¿Cómo que seis?

Ton...

- A mí ya no me caben más, ¿eh?

Ton.. -¡Eh!, ¡deja mis uvas, cabrón!

Ton...

- ¡Es que se me ha caído una al suelo!

Ton...

- Bgrfds...

Ton...

- Bggggdffffff...

Ton...

- A mí ya no me quedan...

Ton...

- Bgggggdffffff....

- ¡Pues a mí me sobran cuatro!

Ton...

- Bfgggggggg, grounfffffff...

Y cuando acaban, toda la familia con la boca llena de babas, a darse besos:

- Feliz año, eeeeeeeeeh, felicidades, grfdddfd...

Y suena el teléfono: ¡riiiiiiiiiing!

- ¡Pero coño! ¿Ya están llamando? ¿No se pueden esperar?

- Pues a mí todavía me sobran dos...

- ¡Champán, que alguien abra el Champán!

Pero, bueno, ¿a vosotros os parece lógico empezar el año así?

¡Qué estrés, de verdad!

Pero como es Nochevieja... tienes la obligación de divertirte. Así que después te vas a un fiestorro a un sitio en el que, si caben mil personas, el dueño ha decidido meter a cinco
mil doscientas. ¡Muy bien! ¡Cuatro mil doscientas más de las que caben!
¡Quédate en la calle si te apetece, con la pelona que está cayendo!

Así que entras. Lo bueno que tiene ir a un sitio así es que te puede pasar cualquier cosa.
A mí el año pasado me ocurrió de todo. Yo estaba tan tranquilo,tomándome mi cubatita de garrafón, cuando de repente un tío me cogió por detrás y me dijo:

- ¡¡¡¡COOOOOOOOONGAAAAA!!!!!

Y, claro, que vas a hacer, pues te pones a bailar... ¡Eso te lo hace un tío en el autobús y le partes la cara! ¡Pero como es Nochevieja... ! ¡Pues hala! Y de repente te das la vuelta
y llevas cien personas enganchadas a tu culo. ¡A ver como escapas de ésta!
Porque una conga es como una secta: entrar es muy fácil pero salir es muy jodido.
Porque en el garito hay como doce congas girando a toda pastilla...

Bueno, pues iba yo conduciendo mi conga... por mi derecha, cuando, de pronto, me veo venir en dirección contraria una conga suicida acojonante conducida por un gordo
con casco de vikingo. Yo le iba a hacer ráfagas, pero como las congas no llevan ni luces ni nada... pues, para evitar la colisión, di un giro brusco a la derecha... ¡Y me
tragué entera una columna de espejitos! ¡Siniestro total!

Doce heridos leves y una columna de espejitos destrozada. Y yo, con una ceja abierta tirado en el suelo pensaba: cagao!

Y en ésas, me desmayé.

Al despertar estaba en la sala de urgencias, rodeado por todos los de mi conga. Algunos todavía no se habían esenganchado; habían venido corriendo detrás de la ambulancia.
Bueno, las urgencias en Nochevieja, hay que vivirlas. Si en la sala caben cincuenta personas, el dueño ha metido a ciento cincuenta... Como el de la discoteca. Y como allí también es Nochevieja, el camillero lleva un gorrito de moro, la
enfermera un collar de hawaiana y el que te cose la ceja unos dientes de Drácula, ¡que te da una confianza... ! El tío te dice:

- ¿Qué ha sido? ¿Con una moto?

- No, con una conga.

- ¡Ay!, si es que van como locos con las congas...

Cuando salí de allí me quería ir a mi casa, pero como era Nochevieja, acabé a las ocho de la mañana con la ceja grapada en un bareto...

- Oiga, póngame un chocolate con churros.

- Pues sólo nos queda Nesquick y algunos dónuses... Es que los últimos churros se los han tomado los de una conga, ¡traían un cachondeo...! Había un gordo que llevaba un casco de
vikingo... ¡No le digo más! Y es lo que yo le digo a los clientes: si no disfrutas en Nochevieja, ¿Cuándo vas a disfrutar?
FELIZ AÑO 2012

domingo, 11 de diciembre de 2011

bequer...

Asomaba en sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó el llanto,
y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino: ella por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún, ¿por qué callé aquel día?
Y ella dirá, ¿por qué no lloré yo?

viernes, 9 de diciembre de 2011

Mi despertar invernal

Estoy en mi cama buscando mi destino y no encuentro mas que piedras en el camino, piedras a veces grandes tanto que me puedo poner detrás para escapar de los reproches y otras veces pequeñas pera poder cogerlas y tirarlas para eliminar los enemigos que me acechan y tratan de enviarme a la cuneta.

Trato de levantarme con la música igual que mis vecinos y no porque ellos la escuchen pero yo lo pongo alto para eliminar pensamientos de mi cabeza y dejar de pensar cosas autodestructivas y aquí estoy escribiendo cosas sin sentido para que mi vida tenga sentido y dejar de pincharme con las espinas de esta rosa que sostengo en el funeral de mi sentido común sin embargo otros pinchan mas en la cama que en la cocina y digo que coño hago con mi vida ser así me sirve de algo? ser así me lleva a algo? aunque me gusta como soy al resto le mola? o simplemente me soportan por que matar es ilegal? tantas preguntas retoricas y tan pocas respuestas creativas...

aqui estoy escribiendo florituras mientras mi vida sigue en un mar de dudas y de vez en cuando me responden alguna...

Gracias por leerme,

Mario

martes, 6 de diciembre de 2011

Mensaje en una botella - Flwkrks

Tranquilo chico, no tengas miedo.
-No tengo miedo, he visto borrachos muchas veces.
-¿Qué pinta tienen?
-No hay mucho que ver, bueno, no tanto como ellos parecen creer. ¿Cuánto es lo bastante borracho?
-Buena pregunta. Ven aquí y siéntate. Te diré cuánto es lo bastante borracho. Bien, lo que aquí se ha planteado es cuánto es lo bastante borracho. Y la respuesta es que depende de las células del cerebro.
-¿Del cerebro?
-Así es Harry. Con cada vaso de licor que tomas acabas con cientos de esas células. Pero eso no importa mucho porque tenemos millones. Primero mueren las de la tristeza, así que estás sonriente. Luego mueren las del silencio y todo lo dices en voz alta, aunque no haya ninguna razón, pero eso no importa... no importa, porque después mueren las de la estupidez y hablas con inteligencia. Y por último, las células de los recuerdos... esas son difíciles de matar...

Escondido tras una máscara

Aquí me hallo después de hacer algo que me ha costado hacer un dolor de alma impresionante...
Sencillamente escribo algo que necesito expresar aunque en el barullo de mi cabeza todo tiene sentido pero al ponerlo en papel haría falta mas de un croquis para traducir casi totalmente mi mentalidad, mi momento es este en el que yo cada vez me entiendo menos pero la verdad es que un poco bien si que estoy porque he superado obstáculos que yo veía casi imposible.

Hoy la añoranza danza en mi regazo y rápidamente ataca a mi bazo.
lloviendo me vuelvo mas fuerte porque bebo el agua tranquilamente
y si mi estrella ya no brilla y la lluvia tapa el sol
si la oscuridad y el miedo me impide ser el mejor..

Con estado de animo cambiantes de forma instantánea y como de forma bipolar, quien sabe quizás ni siquiera yo no se lo que quiero... pero quien sabe lo que quiere realmente?
que es la vida mas que indecisión , miedo y valentía con una pizca de ignorancia que se te mete dentro de tu orgullo y con un baño de un buen par de huevos.

Ya no se que mas escribir,

Gracias por leerme,

Mario