Páginas vistas en total

viernes, 19 de mayo de 2017

Cuesta amanecer en esta jungla de acero

La tristeza vestida de sonrisa, la lagrima escondida entre el brillo de los ojos, escalofríos que ayudan a decir que estas contento, golpes en el pecho disfrazados de estoy bien...

Las ganas de llorar son inevitables, donde pensabas que era lo ultimo, no lo era. Donde pensabas que solo esta vez y se acabó, no lo era. Donde pensaba que era definitivo, no lo era... viví ilusión real, disfruté de momentos únicos y reales, sentí como nunca había sentido y perdí todo... o me lo arrebataron...o seguramente no tenia que ser.

Hoy en día sigo estancado en ese día...en ese día donde los nervios me comieron, donde la lagrimas brotaron, donde lo único que pensaba era, ¿Por qué?. ¿Por qué todo tenia que ser tan difícil, porque complicar las cosas que eran tan fáciles, por qué arruinar todo lo que construimos?.

Han pasado muchos días y ni uno solo he dejado de pensar en ello, en todo, en ti...

No quiero volver a pasar por lo mismo, no quiero volver a estar pasando esto, no quiero... duele...araña el alma...rasga las entrañas...golpea el corazón y se oye:
 "Eh!, Tss, Eh!, escúchame, nunca fuiste lo mejor para nadie, pero nunca no significa que no puedas cambiarlo. Lucha contra todo el dolor que pasas todos los días con los fantasmas del pasado, con los recuerdos bonitos que nunca volverán, con los sentimientos que no se van, esos putos sentimientos, si. Los que hacen que te levantes con la almohada mojada y que hace que cuando te preguntan  digas con las ojeras que tienes, todo va bien, cuando todo el mundo sabe que no es así. Sufre por ello, te hará mejor, te dará experiencia, te hará resurgir."

Todo esto cubierto por una nube negra que moja mi sombra con su lluvia de negatividad... 

A día de hoy, solo se me ocurre decir que lo siento, siento que las cosas hayan ocurrido así, y que seguro que en un futuro próximo todo mejorará.


Gracias por leerme,

Mario.