Páginas vistas en total

martes, 26 de junio de 2012

Sincronizando miradas

Donar placer, hacer el amor lento, sucio y sin prohibiciones. Empezar poco a poco, besos, sonrisas, piel de pollo y si es necesario un aquí te pillo aquí te follo, sin rollos. No hay mejor pincel que el amor que se siente por esa persona especial, esa voluntad que se siente cuando la electricidad se desplaza por tu espina dorsal, cuando recibes ese beso tan deseado. Arrancar las sabanas de la cama y tumbarte en ella de un empujón, mordisquearte la goma de la bragas. Gritar al balcón de tu corazón una serenata de sexo por que el amor va después del tercer orgasmo. 
Relájate, solo quiero que seas cómplice de este pacto que vamos a hacer, intercambiar orgasmos, caricias, besos y vello erizado. Sellemos este acto tan puro con un solo lametón  en el pezón. Infringir todas las normas, pedir perdón para volverlas a quebrantar. Así vivir con un solo deseo de que tu estés conmigo, a mi lado. Cerca de mi, para susurrarte que eres lo mejor que me ha ocurrido, para decirte que sin tu voz no puedo sonreír, que no quiero que cuando estés vestida de princesa esperar a que el vestido se descosa solo, quiero que desaparezca y unir nuestros cuerpos sudorosos del esfuerzo del amor, conectar sin necesidad de hablar. 


Gracias por leerme,


Mario

Déjame hacerte recordar...



No hace falta decir que tiene esa sonrisa casi permanente que hace que mis latidos se aceleren, esa sonrisa que muchas veces se apaga por mi culpa, lo cual no estoy nada orgulloso de ello. No hace falta que me digáis que bonito es el amor, que bonito es besar a esa persona especial que amas, por que la historia me la se de memoria gracias a la primera vez que la besé y me dejó sin aliento. No me digáis más que absurdo es nuestro humor, ácido como la lagrimas que corren por mis mejillas al verte sufrir, porque ese humor es algo que tenemos en común y no es mas que unos flecos de nuestra relación. Que yo también la veo, que sé como baja la mirada cuando esta triste, que sé como sube la mirada y sonríe cuando me mira, que se como mira cuando es ella, que sé que yo no soy mas que una sombra bajo su grandeza, que sé por suerte como ríe a carcajadas de alegría y por desgracia sé como llora por tristeza, que conozco su voz de diferentes formas: susurro, grito, burla, sentimiento. Que me encanta viéndola comer helados y que me "putee" poniéndome a tono cada vez que besa, que me encanta como me sigue las bromas, que me vuelve loco ver como se viste, soñando y pensado en el momento perfecto para desvestir la al instante, que me encanta abrir los ojos y ver los suyos penetrándome con la mirada, como devolviendo me lo que recibió la noche anterior. Que al despertarme ella me mire y me de un abrazo y yo queriendo que todo desaparezca. Que si que todos la queréis pero yo yo tengo razones y ella tiene mi corazón.


Gracias por leerme,


Mario.