Páginas vistas en total

sábado, 19 de julio de 2014

Nobody To Love

Sombras que avanzan, negra oscuridad que te atrapa con sus tentáculos de amargura y depresión. Pedregoso camino lleno de espinas y rosas. Belleza que traspasa la fina capa de tu piel y te hace sangrar. Punzadas de dolor en el corazón, deshidratación emocional y bajón físico, síntomas de un desamor anunciado por televisión.

Nadie a quien amar, nadie a quien decir te quiero, nadie a quien abrazar, nadie a quien mirar a los ojos durante horas sin necesidad de contar nada, nadie a quien decir que es lo mejor, nadie a quien acariciar su pelo mientras duerme contigo.

Mientras las pasadas lamentaciones acechan unas nuevas nacen pero jamás me rendiré, seré mejor de lo que soy hoy y menos de los que seré mañana. Nada ni nadie cambiará mi pasado, que por momentos fue feliz, que menos que intentar convivir con el y aceptar las cosas como son. No pediré perdón por ningún error, no pediré perdón por los errores ya cometidos. Solo remediarlo, solo no volver a caer en lo mismo. No volvere a caer en la misma red, porque la vida no es una noria, la vida es una montaña rusa. Unas veces estas arriba comiéndote el cielo y otras estas aquí abajo.

El amor es como el agua entre las manos en un desierto. Precioso cuando lo tienes, desearías beberlo y que jamás se acabara pero cuando te quieres dar cuenta el agua se filtra entre las manos. Se pierde y desaparece entre la arena, evaporado ese amor olvidado y solo quedan los restos en las manos lo que de en un tiempo pasado era amor. Restos húmedos que pronto se secaran por culpa del sol que es la esperanza de que algún día seras feliz.


Nadie a quien amar, nadie a quien hacer feliz, nadie con quien compartir mi próxima felicidad latente. Por que ya toca subir a flote. Levanta las manos, coge aire y cuando estés arriba empieza a gritar disfruta de la caída.


Gracias por leerme,


Mario.






sábado, 12 de julio de 2014

Chain this live.

Días calurosos de verano, sudor en mis piernas y en mi cabeza muchos asuntos sin resolver. Miles de espinas clavadas ahí que con cada latido de mi corazón resuenan y duelen. Dolor que se traduce en frustración y muchas veces en depresión. Depresión que intento suavizar y otras veces ocultar con ejercicio que a su vez me genera adrenalina y falsa felicidad temporal. Tiempo que se escapa entre las miles de hojas que son la burocracia de mi vida. Vida que solo hay una y veo que se me escapa entre lamentaciones y depresiones absurdas.

Esto son cadenas que me atan fuerte y de forma inflexible mi garganta se cierne sobre un triste y negro final. Me atraganto con las palabras, me enredo entre mis dedos pero siempre ocurre lo mismo cuando quiero expresar mi angustia y soltarlo afuera.

Os contare un secreto a voces, llevo tiempo sin llorar por aquello que aun me come las entrañas de mis pensamientos todas las noches. Sé que el día que consiga desahogarme realmente, podré empezar a mirar arriba y empezar a subir esa enorme montaña llamada "comenzar una nueva vida".Sé que si subo la montaña sin desahogarme es posible que deba parar muchas veces por el camino o que me quede debajo de la lluvia inmóvil, esperando solo que si en ese momento empiezo a llorar las lagrimas se oculten bajo el velo transparente que es la lluvia.


Cadenas forjadas con los prejuicios, malos momentos que mejor no remorar y miedo a darme cuenta que quizás el error fui yo. Yo y otros pronombres es una forma coloquial de egoísmo y narcisismo, seria mucho mejor llamarnos a nosotros mismos por nuestros nombres. Nombres que resuenan en mi cabeza, golpean una y otra vez mi raciocinio, mi cordura y mis recuerdos son aplastados por esos nombres que cuando menos lo deseo remueven mi conciencia y me obligan a sufrir.Sufrimiento, eso es la vida que nos ha tocado vivir, sufrimiento y sacrificio. 


Esto son cadenas que me atan fuerte y de forma inflexible mi garganta se cierne sobre un triste y negro final. Me atraganto con las palabras, me enredo entre mis dedos pero siempre ocurre lo mismo cuando quiero expresar mi angustia y soltarlo afuera.


Gracias por leerme,

Mario.